Jon Arretxe

Griot (2004)

- Nota del editor:

Ez da aldatzen soilik kontinentea, eguraldia, paisaia. Pertsonen jarrera, aurpegiak eta harremanak ere desberdinak dira Afrika beltzean, bidaiaria berehala ohartzen denez: irriak zabalago, mugimenduak pausatuago, begiradak adiskidetsuago… Dena ez da edera ordea: etorkizunerako itxaropen ezak zimeldu egiten ditu askoren ametsak eta bizitzak; emakumea zapaldurik bizi da, lanez eta umez zamatuta, ezertarako eskubiderik gabe; lan, hezkuntza edo osasun-baldintzak ez dira behar luketenak.

Afrikara itzuli da Jon Arretxe. Bizikletaz ibili da, ohi bezala, herriz herri, tokian tokiko jendearekin biziz eta hitz eginez. Oraingoan, baina, ez digu kontatuko bere ibiliaren xehetasunik: bertako gizon-emakume, haur eta zaharrek hartzen dute protagonismo osoa, eta pertsonaien galeria aberats bezain maitagarria osatzen dute: Issouf, Sadou, Aso, Kadi, Rainatou, Yassia… Nork bere bizikizun eta sentimenduak azalduko dizkigu, bere pozak eta penak sumatuko ditugu, eta horien bitartez, gure gizartearen ifrentzuaren bistan, geure buruaz galdetzera eramango gaituzte.

- Comentario del autor:

Burkina Faso apenas es conocida entre nosotros. No tiene costa, ni montañas hermosas, ni monumentos admirables, ni ninguna razón aparente que atraiga al turismo tradicional. Y quizás por eso mismo es un país tan interesante, auténticamente africano todavía, para bien y para mal.

Después de recorrer Argelia y Mali, había hecho varios viajes por la Amazonia y por muchos países asiáticos, pero el recuerdo de las andanzas que narré en Tubabu era entrañable, y tenía muchas ganas de regresar al continente negro. Cualquier excusa era buena para hacer realidad mi plan, y mi amistad con la bailarina burkinesa Aisha, residente en Vitoria, fue más que suficiente.

Cuando llegué al aeropuerto de Uagadugu me estaba esperando su hermano Issouf. Este joven me presentó a su familia, a sus amigos, y desde el primer momento me sentí integrado en la sociedad africana. Unos días más tarde Issouf me ayudaría a comprar una bicicleta de segunda mano, y en ese vehículo me dispuse a recorrer el país, sin rumbo preconcebido.

Haciendo camino fui conociendo a cantidad de gente interesante. Algunos se me juntaban en la ruta, con sus bicicletas destartaladas. Otros me ofrecían sus casas para descansar. Ellos y sus historias asombrosas, tristes o emocionantes constituyen el eje principal de Griot , una serie de testimonios tan reales como humanos, donde el viajero prácticamente desaparece. Las bellas ilustraciones del libro son obra de Cristina Fernéndez.

¿Quieres comprarlo?

Atrás